Influencia camerana en el pasado ganadero de Valmojado

Próximamente se publicará, en los Anales de la Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía, una versión ampliada del artículo “Familias cameranas en el pasado ganadero de Valmojado”, que fue presentado en Festejos 2016.

cannadavalmojado.png

En este artículo se destaca el asentamiento en Valmojado de varias familias procedentes de la sierra de Cameros (hoy, en La Rioja) desde el siglo XVI. Pincha en el siguiente enlace para acceder a la primera versión del artículo.

Familias Cameranas en Valmojado

Estas familias, cuya actividad estaba ligada a la ganadería trashumante, llegaron a Valmojado a través de la Cañada Real Segoviana. Resulta interesante cómo varias de ellas, procedentes de pueblos cameranos relativamente cercanos, consiguieron ser las principales del vecindario. También darían varios hijos ilustres a la villa, como Juan de Villarreal o Ramón Moya de la Torre.

La Casarrubios segoviana

Se cumplen 550 años de la proclamación de Isabel de Castilla como heredera al trono en Casarrubios del Monte. Este vídeo es la primera parte de una modesta contribución para conmemorar el acontecimiento. La presentación tuvo lugar en unas jornadas celebradas el 2 de junio de 2018, en Casarrubios del Monte. El reportaje habla sobre la Casarrubios segoviana, 1207-1331. Una época muy interesante para conocer los orígenes de Valmojado.

Festejos de Valmojado en la Edad Moderna

El Archivo Histórico de Valmojado es una fuente abundante en referencias sobre las fiestas que se celebraban en la Edad Moderna. Las Memorias de Gastos Comunes recogen, para el siglo XVIII, varios datos interesantes sobre la forma de celebrar los festejos.

IMG_3232Los vecinos de Carabanchel jugando al toro. Ramón Bayeu

¿Sabíais, por ejemplo, que ya en 1725 se lanzaban varias docenas de cohetes para celebrar Santo Domingo? ¿Y la música? Ese año el concejo se gastó veinte reales en un tambor que vino a tocar desde Méntrida. Los refrescos también son antiguos, pues hay datos sobre gastos en la limonada, que en 1727 se servía para la fiesta del toro.

¿Conocíais la existencia de una romería que los valmojadeños hacían a la Cruz de San Gregorio, protector contra el pulgón y otras plagas del campo?

No os perdáis este interesante artículo que se publicó en 2007, con motivo de las fiestas de la A.R.C. Pirotécnica “La Alegría”. Aquí abajo tenéis el enlace.

Pirotécnica07

Alberguerías y caminos de la repoblación segoviana en la Transierra, siglos XIII-XV

Mapa_2 copy

Acaba de publicarse, en Festejos Valmojado 2018, una primera versión del interesante trabajo de Jesús Rodríguez y David González sobre las alberguerías y caminos de la repoblación de Segovia al sur de la sierra de Guadarrama.

A través del análisis y cotejo de documentación de los siglos XIII, XIV y XV, los autores han identificado buena parte de la red de alberguerías o ventas establecidas a lo largo de las principales vías de tránsito de personas y ganados segovianos entre la sierra y los extremos del sexmo de Casarrubios. Estas alberguerías, que ya contaban con franquezas reales desde el mismo momento de la creación de la Mesta, se convertirían con el tiempo en centros de intercambio ganadero y generación de importantes rentas.

En el siglo XV, la percepción, por parte de la ciudad de Segovia, de suculentos derechos derivados del tránsito ganadero (alcabalas, caucera, derechos de pasaje y retorno) en estas ventas, sería un objetivo prioritario de los señoríos emergentes de la comarca. Era una época de crecimiento demográfico, donde el expansionismo señorial y la depredación de áreas de pasto de las ciudades de la Extremadura castellana estuvo a la orden del día.

En el siguiente enlace puedes descargarte el artículo:

RodríguezMorales_GonzálezAgudo18

Los primeros párrocos de Valmojado y la Universidad de Toledo

 

Santacatalina

Sello del colegio de Santa Catalina de Toledo. Archivo Histórico Provincial de Toledo.

¿Qué sabemos sobre la parroquia de Santo Domingo de Guzmán en las primeras décadas del siglo XVI? Un descubrimiento reciente en los archivos toledanos ha permitido conocer dos aspectos importantes que desconocíamos sobre los orígenes de las parroquias aldeanas del señorío de Casarrubios. El primero es el legado de un clérigo filántropo y aventurero, Francisco Álvarez de Toledo y Zapata. El segundo es el vínculo económico de los primeros párrocos del señorío con el colegio de Santa Catalina de Toledo, cuna de la Universidad de aquella ciudad.

Para leer el artículo completo, pincha en el siguiente enlace:

Cristo2018

 

Conmemoración del ‘privilegio de la Bolsilla’

D. González. El 11 de diciembre de 2008 tuve la oportunidad de publicar, en El Adelantado de Segovia, un editorial donde se conmemoraba una efeméride de especial importancia para la ciudad. Al día siguiente se iban a cumplir ochocientos años del privilegio otorgado a Segovia por el rey Alfonso VIII, mediante el cual fueron reconocidos los confines más meridionales de sus tierras del Reino de Toledo, allende la sierra de Guadarrama. Esto supuso para la urbe segoviana ostentar de derecho la jurisdicción sobre los campos de Canmayor, es decir, las tierras que después conformarían su sexmo de Casarrubios, hasta limitar con Camarena (Toledo).

IMG_6932

La merced se conserva en el archivo de la Alhóndiga y durante varios siglos ha sido conocida por los segovianos como privilegio de la Bolsilla, por la razón de llevar colgada una bolsilla de raso que contenía el sello real. El texto de la misma hace un recorrido de los límites de la ciudad, con las jurisdicciones colindantes de Alhamín, Maqueda, la Mitra de Toledo, Olmos, Madrid, etc.

El porqué del documento hay que encontrarlo en la Reconquista. Los nuevos territorios eran remuneratorios, es decir, como recompensa por la ayuda de las milicias segovianas a los reyes cristianos, en el avance frente a los musulmanes. En este sentido, los grandes propietarios de ganado de la ciudad, interesados en conseguir pasturas invernales para sus rebaños, tuvieron mucha influencia en el rápido progreso de Segovia al otro lado de la sierra de Guadarrama.

La expansión de las tierras de Canmayor o sexmo de Casarrubios se articula, en parte, a lo largo de la Cañada Real Segoviana, una de las grandes vías de la trashumancia. La incorporación de los baldíos y alijares de la zona permitiría a los ganados segovianos transitar seguros por ella y pasar el invierno en los ‘estremos’, donde el clima era más cálido y los pastos abundantes.

Varios trabajos recientes han venido afinando los confines de la tierra segoviana por el suroeste, casi un calco de los que hoy marcan los límites municipales de las localidades de Casarrubios del Monte, Valmojado y Las Ventas de Retamosa. Los orígenes de estos pueblos tienen, por tanto, bastante que ver con la influencia de la ciudad en la zona.

011Límites del privilegio de 1208 por la zona sur del sexmo de Casarrubios.

Casarrubios del Monte fue aldea fundada por Segovia y cabeza del sexmo de su mismo nombre hasta 1331, año en que fue eximida y entregada en señorío a don Alfonso de la Cerda. Según los documentos, la nueva villa no tenía términos: su jurisdicción apenas comprendía el casco urbano hasta sus goteras, más un pedazo de monte privativo para sus ganados. Todo lo demás seguía siendo tierra y jurisdicción de Segovia. Valmojado, lugar próximo, permanecería en términos de la ciudad hasta aproximadamente 1467. Los testimonios más antiguos sitúan allí un ‘passo é puerto’ de ganados, un lugar de tránsito estacional hacia los extremos, donde la ciudad cobraba varios derechos, como la caucera y el retorno, que llegaron a ser percibidos por el alcaide del Alcázar. Por su parte, los parajes donde hoy se asienta Las Ventas de Retamosa, fueron lugar de invernada de los rebaños de varios lugares de la tierra (Villacastín, El Espinar, Aldeavieja, Bustarviejo, etc.). Allí se mantiene, aún en pie, uno de los mojones establecidos en 1208, que los lugareños llaman el Canto.

Desde mediados del siglo XV la presión de los señoríos jurisdiccionales limítrofes con Segovia (Casarrubios, Alhamín, condado de Chinchón) intensificó, por varios flancos, los intentos por usurpar y desmembrar esta parte del sexmo. Uno de los motivos principales fueron los potenciales ingresos y rentas señoriales que podían obtener de esta tierra montuosa. Unas veces, los señores vecinos contaron con la connivencia de los monarcas; en otras, se excedieron de sus ámbitos, consumando la ocupación para, tiempo después, obtener el reconocimiento real. Los contemporáneos achacaban este expolio a la “falta de aparejo para fazer” de la ciudad, debido a su lejanía, así como a la escasa colonización del territorio, dedicado casi exclusivamente a pastos. Así, hacia el año 1484, los términos más meridionales del sexmo, donde se encuadran los pueblos citados, habían sido enajenados a Segovia para formar parte del mayorazgo de don Gonzalo Chacón, privadísimo de la reina Isabel I de Castilla.

Segovia nunca reconoció el expolio y trató de recuperar los términos y baldíos perdidos. Sus reclamaciones judiciales duraron más de un siglo, gastando una ingente cantidad de recursos y sacando la Bolsilla de su archivo siempre que la situación lo requería, como prueba fehaciente de pertenecerle la jurisdicción. Ese esfuerzo en proteger sus territorios del suroeste quedó patente en la apertura de cinco pleitos principales en el siglo XVI. En el que trata en 1508 de los términos ocupados, el procurador segoviano denunciaba cómo, los Chacón, “por su propia autoridad” habían entrado y tenían “tomada e ocupada la posession de los dichos términos, e de los dichos lugares de Villamanta, e Valmojado, e aldea del Alamo, e Guijo, e las Fuentes”. Así, emplazaron a sus habitantes a no pechar ni contribuir a Segovia, dejando de pagar “alcabalas,  servizios, e derechos” como tales súbditos, “vasallos, vecinos y habitantes en la tierra, distrito, y jurisdicción de la dicha ciudad”, y como “de tiempo inmemorial” lo habían pagado los vecinos y moradores de Canmayor.

Más pruebas las aporta la documentación sobre varias fundaciones ‘defensivas’ en el espacio de baldíos en disputa. Las más famosas son las de Navalcarnero (1499) y Sevilla la Nueva (1544); menos conocidas -pero no menos importantes- son las de Valmoratejo y Cabeza Retamosa, cuyas pueblas habían sido autorizadas a la ciudad en 1504 por los Reyes Católicos. Los Chacón, que incumplieron sistemáticamente varias sentencias a favor de Segovia, acabarían por imponer su fuerza en la zona. La fundación de Las Ventas de Cabeza Retamosa, una clara réplica a las dos anteriores, es un buen ejemplo.

Transcurridos 809 años del privilegio de La Bolsilla, la herencia segoviana aún se percibe en muchas de las villas de los antiguos sexmos de Casarrubios y Lozoya. Diecisiete pueblos de la zona, entre Madrid y Toledo, exhiben con orgullo el acueducto romano en sus armas municipales. Varios de ellos pertenecen aún a la Comunidad de Ciudad y Tierra de Segovia, institución que aún perdura, pero que, desgraciadamente, sigue sin contar con su integridad territorial original.

pueblossexmos

Bibliografía:

Valmojado en la memoria. Horizonte histórico de un pueblo, Toledo, Diputación Provincial de Toledo, 2007.

El Cristo del Amparo. Apuntes para la historia parroquial de Valmojado, Valmojado, Cofradía del Santísimo Cristo del Amparo, 2010.

 

 

Apuntes históricos sobre el grupo escolar de Valmojado

Scan 2017-9-19 00.22.32

En 1925 el Ayuntamiento de Valmojado iniciaba los trámites para la construcción de una escuela graduada “por ser absolutamente necesario para el servicio de enseñanza pública”. Comenzaba así un proceso burocrático, no exento de dificultades y desacuerdos, que no terminaría hasta julio de 1932. En esa fecha las obras terminaron en su totalidad y el Director General de Primera Enseñanza pudo recibir los locales de forma definitiva.

El proyecto de este bello edificio fue encargado en 1928 al conocido arquitecto Pedro Sánchez Sepúlveda, en el cual ponía de manifiesto las ventajas del entonces nuevo sistema de escuela graduada, con aulas destinadas alumnos de diferentes edades. Destacaba el arquitecto las virtudes de este nuevo tipo de escuela “que inicie y guíe al niño en lo que luego y siempre, será su vida: selección de amistades y desarrollo de las actividades que, por ser a las que tiene mayor afición, han de hacerle, con mayor agrado y eficacia, ocupar el lugar que le corresponde en el organismo social”.

Si deseas conocer más detalles en el artículo completo, publicado en festejos de Valmojado 2013, pincha en el siguiente enlace.

Apuntes_sobre_el_grupo_escolar

La economía de la parroquia de Valmojado en el siglo XVI

En el siguiente enlace podéis descargaros el artículo publicado en Festejos del Cristo 2016, sobre la economía parroquial de Valmojado en el siglo XVI.

Economía_parroquia_s16_2016

En él nos acercamos a los recursos con los que contaba la parroquia de Santo Domingo para sostener el templo, a sus párrocos y su labor religiosa durante su primer siglo de existencia. La búsqueda en los archivos eclesiásticos toledanos ha permitido encontrar bastantes referencias sobre esta primera centuria.

11

Diezmos del pie de altar en Valmojado, 1569.

A través del libro El Cristo del Amparo. Apuntes para la historia parroquial de Valmojado  (2010) ya se apunta la sencillez y austeridad del templo primitivo, las dificultades económicas por las que atravesaron sus clérigos, el apoyo permanente del vecindario o la importante función benéfico-asistencial que ejercieron las primeras capellanías y cofradías. Esta vez, nuevas referencias sobre la economía de Santo Domingo llegan de la mano de una nueva fuente que está sirviendo a los historiadores económicos para reconstruir una parte importante de la evolución agraria y económica del país castellano. A través de ella es posible tener una foto fija de los recursos de la parroquia en los años sesenta del siglo XVI.