Los guardas de Segovia en Valmojado

Screenshot 2019-10-09 at 18.44.27

D. González.

La documentación histórica sobre Valmojado contiene muchas y curiosas anécdotas que hablan del origen de esta población como venta o alberguería segoviana. La usurpación señorial que, desde mediados del siglo XV, sufrieron los baldíos y alijares del sur del sexmo segoviano de Casarrubios daría lugar a un sinfín de pleitos. En ellos, una de las mayores pruebas que podían presentar las partes litigantes eran los testimonios jurados de quienes vivieron aquella situación de forma directa: los guardas, los ganaderos que pastoreaban por la zona o los vecinos de lugares de la comarca que, transitando por cañadas y veredas, presenciaron el discurrir de los acontecimientos.

En esta ocasión hablaremos de la presencia de los guardas de Segovia quienes, al menos desde medio siglo antes, vigilaban las tierras de la ciudad. La guarda de los términos era una prueba importante del ejercicio efectivo de jurisdicción de la Ciudad del Acueducto sobre sus tierras de Canmayor. Testimonios de principios del siglo XVI identifican, con nombres y apellidos, a muchos guardas, como Fernán Gómez de Blanca, los hermanos Argüello, Nicolás de Lucena o Alonso de Segovia, éste último apodado “el perrero” porque “hurtaba cuantos perros podía”. Eran muy conocidos -y, a veces, temidos- en toda la zona, pues la recorrían habitualmente. 

Según los testimonios, a mediados del Cuatrocientos las guardas de Segovia solían  aposentarse “lo más del año” en la venta de Valmojado. Dos de ellos salían a vigilar los términos a caballo o en mula, armados con lanzas y adargas; otros dos permanecían en la venta, turnándose “a vuelta d’ellos”.

La misión de los guardas era prender y aplicar justicia a cualquier persona que incumpliese las estrictas ordenanzas sobre el aprovechamiento de los baldíos. Así le ocurrió, por ejemplo, a un vecino de Batres llamado Juan del Bosque, por haber cortado leña verde (ver foto). Los guardas le confiscaron la leña y se la llevaron a Valmojado, “que a la sazón era término de Segovia”; allí tuvo que acudir a pagar la sanción, lo cual indica que el lugar ejercía entonces como base de operaciones.

La relación de testimonios que hablan sobre esta situación es larguísima. Otros vecinos, foráneos, como los de Chozas, aprovechaban la ausencia eventual de los guardas para hurtar leña: “vamos agora que no están en Valmojado las guardas de Segovia”. Cosas como éstas ya sucedían antes, bastante antes de 1467, cuando el lugar fue incorporado al señorío de Casarrubios.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s