Apuntes históricos sobre el grupo escolar de Valmojado

Scan 2017-9-19 00.22.32

En 1925 el Ayuntamiento de Valmojado iniciaba los trámites para la construcción de una escuela graduada “por ser absolutamente necesario para el servicio de enseñanza pública”. Comenzaba así un proceso burocrático, no exento de dificultades y desacuerdos, que no terminaría hasta julio de 1932. En esa fecha las obras terminaron en su totalidad y el Director General de Primera Enseñanza pudo recibir los locales de forma definitiva.

El proyecto de este bello edificio fue encargado en 1928 al conocido arquitecto Pedro Sánchez Sepúlveda, en el cual ponía de manifiesto las ventajas del entonces nuevo sistema de escuela graduada, con aulas destinadas alumnos de diferentes edades. Destacaba el arquitecto las virtudes de este nuevo tipo de escuela “que inicie y guíe al niño en lo que luego y siempre, será su vida: selección de amistades y desarrollo de las actividades que, por ser a las que tiene mayor afición, han de hacerle, con mayor agrado y eficacia, ocupar el lugar que le corresponde en el organismo social”.

Si deseas conocer más detalles en el artículo completo, publicado en festejos de Valmojado 2013, pincha en el siguiente enlace.

Apuntes_sobre_el_grupo_escolar

La economía de la parroquia de Valmojado en el siglo XVI

En el siguiente enlace podéis descargaros el artículo publicado en Festejos del Cristo 2016, sobre la economía parroquial de Valmojado en el siglo XVI.

Economía_parroquia_s16_2016

En él nos acercamos a los recursos con los que contaba la parroquia de Santo Domingo para sostener el templo, a sus párrocos y su labor religiosa durante su primer siglo de existencia. La búsqueda en los archivos eclesiásticos toledanos ha permitido encontrar bastantes referencias sobre esta primera centuria.

11

Diezmos del pie de altar en Valmojado, 1569.

A través del libro El Cristo del Amparo. Apuntes para la historia parroquial de Valmojado  (2010) ya se apunta la sencillez y austeridad del templo primitivo, las dificultades económicas por las que atravesaron sus clérigos, el apoyo permanente del vecindario o la importante función benéfico-asistencial que ejercieron las primeras capellanías y cofradías. Esta vez, nuevas referencias sobre la economía de Santo Domingo llegan de la mano de una nueva fuente que está sirviendo a los historiadores económicos para reconstruir una parte importante de la evolución agraria y económica del país castellano. A través de ella es posible tener una foto fija de los recursos de la parroquia en los años sesenta del siglo XVI.